Loading...
Historia 2017-05-04T21:57:49+00:00

Nuestra historia

Ante la situación de abandono e indiferencia en la que viven cientos de animales de compañía en nuestro país, se crean iniciativas ciudadanas que promueven posibilidades de cambio y generan responsabilidad social.

El Proyecto ComeDog, ahora Fundacón, surgió por primera vez, en Puerto Colombia – Atlántico, donde en compañía de grupo de amigos iniciamos una labor a favor de los animales en este sector, los empezamos a alimentar los fines de semana de la forma tradicional, en vasijas de plástico, varias rondas al día y por turnos, sin embargo, entre semana, los animales quedaban de nuevo al desamparo en su alimentación, fue así que pensamos en construir un dispensador que pudiera alimentar masivamente a los animales sin hogar.

Esta herramienta nos permitió, además de dignificar la alimentación de los animales, poder realizar un trabajo integral con ellos, el cual consistió en identificarlos, censarlos, esterilizarlos y promover sus adopciones, siendo este, el punto central del Proyecto.

ComeDog, más que alimentar animales sin hogar, visibiliza la situación de los animales en Colombia y ello contribuye a generar conciencia frente a las posibilidades que cada uno de nosotros tenemos para intervenir positivamente a favor de la vida, dignidad y respeto de los animales no humanos.

Creímos en la posibilidad de masificar, sin ganancia alguna, esta idea en cada localidad de Colombia y así llegar a brindar apoyo, ya no a veinte o treinta animales, sino a miles de ellos.

Iniciaron las llamadas, los mensajes de texto, los post, todo Colombia quería participar de esta idea, nos esforzamos por estructurar un proyecto integral alrededor del ComeDog, tal fue la acogida en ese momento, que actualmente existen más de 140 municipios del País que ya se unieron al proyecto. Desde nuestra propia experiencia, aprendimos los cuidados y las precauciones que se debían generar alrededor del dispensador y le dimos forma a un proyecto que actualmente alimenta el alma de todos los que construimos posibilidades de un mejor presente para los animales.

En el camino de este proyecto, formamos una alianza solidaria con la Fundación Gozques, una propuesta de ayuda a los animales promovida por Jimena Hoyos, quien desde años atrás, creo un dispensador de concentrado en Cajicá y con la cual, hemos logrado un trabajo en conjunto.

Poco a poco nos hemos ido proyectando a otras posibilidades de ayuda, es tanto así, que en Buga emprendieron la iniciativa de Bici ComeDog, una propuesta ecológica que pretende llevar alimentación móvil a los animales de diferentes sectores.

Las ciudades que hacen parte de este proyecto y las personas que desde las localidades lo han liderado, han generado una red increíble de solidaridad, han despertado la motivación de cientos de ciudadanos en participar activamente a favor de los animales, y tal vez, esta es una de las mayores ganancias del Proyecto ComeDog, el cual logró unir sujetos distantes en un espacio común, la protección animal.

Frente al funcionamiento de este proyecto, se han presentado algunas dudas en relación a sí puede fomentar abandono animal, si puede ser un medio que sirva para envenenar animales o si puede atraer roedores al lugar donde sea instalado, dudas entendibles al tratarse de un proyecto nuevo, no obstante, desde nuestra propia experiencia, identificamos que el abandono siempre ha existido y una herramienta como tal no genera la problemática, en cambio, genera consciencia sobre la tenencia responsable de animales de compañía, del mismo modo, es más factible que quien envenene un animal lo haga en un lugar donde no exista vigilancia continua, cosa que no sucede con el ComeDog.

Para fortalecer el proyecto ComeDog Colombia, hemos tenido la oportunidad de crecer con cada experiencia que han vivido las ciudades donde se han instalado, hemos tenido la fortuna de conocer personas maravillosas que le han apostado a su crecimiento y hemos dado la asesoría pertinente para reproducir de forma ética y responsable esta iniciativa en el país.

ComeDog no es una moda, ComeDog es un proyecto integral, responsable y colectivo para los animales, el correcto funcionamiento de cada ComeDog instalado depende exclusivamente del compromiso ciudadano y por ello, como nuestro objetivo no es vender dispensadores, sino ayudar de forma real a los animales, invitamos a todos a analizar la disposición, responsabilidad, organización y compromiso que tienen para con los animales al momento de adquirir un ComeDog.

Gracias Proyecto Comedog Tumaco, Manizales, Ipiales, Pasto, Popayán, Putumayo, Florencia, Cali, Cartago, Buga, Tuluá, Dos Quebradas, Pereira, Armenia, Calarcá, Mariquita, Pamplona, Villavicencio, Ibagué, Manizales, Quimbaya, Medellín, Bogotá, Cajicá, Duitama, Caldas, Sabaneta, Bucaramanga, Cucuta, Florencia, Villavicencio, Villagorgona, Darien, Montenegro, Circasia, Ibagué, Filandia, Sabana de Torres, San Gil, Honda, Chia, Villamaría, Yumbo, Trujillo, Melgar, Granada y Aguachica entre otras, completando presencia en mas de 140 municipios a lo largo y ancho del pais desde Rioahacha hasta Leticia, estamos en 31 departamentos, con mas de 450 ComeDogs.

El 18 de Octubre del año 2015 inauguramos el primer ComeDog en México, mas exactamente en Ciudad del Carmen, es el primero de 20 Unidades que exportamos para el País Azteca.

En México tenemos un grupo encargado de liderar el Proyecto con base en las directrices de ComeDog Colombia. Es un grupo de personas maravillosas que decidieron alimentar su alma dándole inicio a este sueño que nació en Barranquilla hace 2 años.

Llegamos a Panamá de la mano de la Fundación San Francisco de Asís con 30 ComeDog´s y también a Argentina y a Chile con el proyecto piloto.

Nos han contactado de Perú, Ecuador, Venezuela, República Dominicana, Guatemala, Estados Unidos, con ánimos de implementar el proyecto.

Hoy ComeDog no solo se consolida como un proyecto si no como una Fundación, que tiene como misión trabajar para que los animales en condición de calle vivan dignamente hasta lograr su reubicación.

Exaltamos a la gran Familia Comedog por su pasión, impulso y gestión, hemos logrado de este proyecto una realidad posible para los animales.

TODOS PODEMOS HACER LA DIFERENCIA,
PERO SOLO LOS VALIENTES LA HACEN POSIBLE